Foro East Link

Foro de U2

Bienvenido!

Entrar Registrarse
Buscar
THE CURE (DE OTRO MUNDO) - MEGAPOST
09 agosto 2006 a las 12:49
Numero de lecturas: 1098
Si hay una cosa de este, nuestro bendito foro, que siempre me ha gustado es que gracias a los comentarios de muchos de vosotros, uno ha conseguido aprender un montón sobre bandas y músicas, y conocer grupos a fondo, escuchar discos que desconocí­a y poco a poco ampliar los horizontes musicales de uno mismo.

Como muchos de vosotros sabeñ­s, soy un forofo incondicional del estilo de escritura y elegancia de Pau, ilustre forero catalán, que con sus denominados "Mega Post" ha conseguido despertar en mí­ el interés por bandas que antes no me interesaban lo mas mí­nimo. Y esa iniciativa de Pau con el tiempo ha ido calando en todos nosotros. Por ello, y ahora que el Verano nos deja un poco de tiempo libre para tareas ociosas, me he animado a escribir un Mega Post sobre uno de los grupos mas importantes de mi vida y sin duda la banda más importante de mi "madurez" como melómano empedernido: The Cure.

Elaborar un post de este tipo requiere, como bien señalaba Pau en su última entrega, mucha motivación. Y esa motivación te la tiene que dar el grupo sobre el que escribes. Sinó, apaga y vámonos. Por ello, para los ya iniciados en The Cure, para los que no conocen su vida y milagros y para los que, simplemente, quieren interesarse por esta banda, ahí­ va mi homenaje en forma de modestas lí­neas.

The Cure llegó a mi vida de forma muy tardí­a, curiosamente. Esto ilustra un poco hasta que punto, cuando uno es adolescente, se encuentra tan cegado ante otras bandas, y hasta que punto la posesividad sobre un grupo puede llegar a comerte el cerebro y a negar otras músicas y otros sonidos.

Antes que nada, y sin que sirva a modo de frase lapidaria, quiere decir bien alto que: THE CURE NO ES UN GRUPO GOTICO. Que se me oiga. La banda de Robert Smith es ante todo un grupo de rock, de pop. Tuvo sus fases, llamémoslas siniestras, afterpunk o depresivas, pero nunca ha seguido unos cánones tan evidentes como para catalogarlos como grupo gótico. Ese San Benito de banda gótica ha hecho mucho daño a las huestes de Smith. Su marco de influencias es amplí­simo (posiblemente, con los Smiths, es la banda mas influyente de los últimos 25 años), y no podemos limitar a lo gótico un cancionero tan variado como el de The Cure.

Otro aspecto a destacar, por lo trascendental y evidente, es la persona y el personaje de Mr Robert Smith. Pocas bandas han conseguido ligar un sonido, una estética a la personalidad de un lí­der. Un lí­der expresivo, original, talentoso y único. Por ello, y sabiendo que todo el peso compositivo de la banda recae sobre la misma persona, este humilde mega post también girará en torno a la figura de Robert Smith. Sus virtudes, sus defectos, sus aciertos y sus errores, que también los hay. The Cure, durante muchos años, ha tenido muchas salidas y venidas en el seno del grupo, muchos cambios de formación. Pero ha sido Robert Smith quien siempre ha permanecido al frente del barco.

Bueno, empezemos, que ya va siendo hora.






TREE IMAGINARY BOYS (1979) “ BOYS DONT CRY (1980)

Los pongo juntos porque son casi hermanos siameses. Separada su fecha de edición por apenas meses, suponen el debut de The Cure (antes llamados Easy Cure), un grupo de tres chicos de Crawley, que influenciados por Bowie, The Clash y Sex Pistols, deciden hacer un disco y lanzar al mundo sus primeras canciones.

Como en todo debut, ambos discos arrastran una producción muy pobre, simple y por momentos llega a sonrojar. Ello se compensa con buenas dosis de humildad y entusiasmo.
En Tree Imaginary Boys, uno de los discos que mayor calado tuvo después en la entonces emergente "Movida Madrileña", los temas se suceden sin ningún sentido conceptual, algo que, paradójicamente, caracterizarí­a los discos de The Cure en lo sucesivo. El peso lo llevan sus primeros clásicos: "Killing An Arab" (un tema que tomó otra dimensión 20 años después, tras el 11S) o el que da titulo al álbum. Las canciones son simples, muy verdes, con estribillos sencillos, pero que denotan las primeras ideas por las que el grupo va desarrollarse en un futuro. Las influencias punk están muy candentes en la mente de Smith y el grupo pasa a engrosar la lista de nuevas bandas salidas del movimiento que un par de años antes caló hondo en el Reino Unido.
"Boys Dont Cry" es ante todo, un hermano gemelo de su predecesor. La presencia de su primer hit, el antológico himno "Boys Dont Cry" le da una nueva dimensión, algo más de frescura al tono general del disco. Lanzado aprovechando la calidad de ese tema, Boys Dont Cry contiene además otro pequeño gran clásico de The Cure: "10.15 Saturday Night". De nuevo, un tema sencillo, con estribillo machacón y con unos punteos a la guitarra que se hicieron muy populares por entonces. Otro detalle de "Boys Dont Cry" es que incluye a modo de sustitución, dos nuevos temas: "So What" y "Plastic Pasion", en lugar de "World War", una apreciable pieza de Tree Imaginary Boys.
Un buen y evocador debut que no pasó desapercibido. Que no es poco.



SEVENTEEN SECONDS (1980)

Borrón y cuenta nueva. Para este album, Robert incorpora al bajista Simon Gallup a su grupo y con él a bordo, da rienda suelta a sus pesadillas más primerizas y graba un disco que podrí­a catalogarse como la primer pieza de toque en la carrera del grupo. Crean un sonido que, me atreverí­a a decir, les definirí­a eternamente. Lñ­neas de bajo oscuras, punteos de guitarra atmosféricos y ambientes opresivos para uno de los discos fundamentales de su carrera. Con Seventeen seconds crean el Santo Grial del rock siniestro e inauguran una famosa "trilogí­a siniestra" cuyas tres patas restantes vendrí­an en sucesivos discos.
Además, en su favor hay que decir que soporta el paso del tiempo de forma impecable. Varias de sus canciones siguen siendo muy habituales en sus conciertos: la estupenda "Play For Today", la elegante "At Nigth" o la maravillosa "M". Aunque es "A Forest" la que sin duda más llama la atención. Con un inolvidable riff de bajo a cargo de Gallup y unas estrofas marca de la casa, el single del álbum lleva por primera vez a The Cure a las listas de éxitos (moderadamente, claro está). "A Forest" se ha convertido con el paso del tiempo en uno de los momentos culminantes de sus conciertos y posiblemente ha conseguido definir al grupo como ninguna otra canción en toda la historia de la banda. Ni que decir tiene que es uno de mis temas favoritos de toda su carrera. No concibo un concierto de The Cure sin "A Forest".




FAITH (1981)

Lo que en Seventeen Seconds eran simples y primarios bocetos siniestros, en Faith el asunto se amplia y en momentos, se mejora. Robert se vuelve muchos mas introspectivo, más obsesivo y las canciones comienzan a notarlo. Siguiendo la lí­nea marcada por el álbum predecesor, las letras vuelven a llamar la atención por su contenido depresivo, agobiante y en momentos desesperante. Sólo "Primary", con ese cortante y alocado ritmo se salva del susto.
El resultado, no obstante, vuelve a ser notable. Canciones como la maravillosa "Faith" o la esplendida "A Drowning Man" suponen un salto cualitativo en la capacidad compositiva de Robert, aunque a gusto personal siempre me fascinó la instrumental "All Cats Are Grey", con ese sonido envolvente y con de nuevo, Simon Gallup dando una lección magistral al bajo. Este último tema, a modo de curiosidad, ha sido incluida por Soffia Coppola en la banda sonora de su última pelí­cula. Buen gusto, si señora.

Desde luego no es un disco a escuchar en momentos de baja moral.




PORNOGRAPHY (1982)

Palabras mayores. Pornography es, en opinión de muchos, una de las grandes obras maestras de The Cure. Sin duda define totalmente del primitivo sonido del grupo, y representa el ABC del rock obsesivo. Aquí­ se puede decir que el rock siniestro adquiere una presencia importante (su primer top ten en UK) y de ello tienen la culpa varios factores.
Uno de ellos, las drogas. Robert pasa por el peor momento de su carrera. Totalmente adsorbido por sus pesadillas e inseguridades, consigue afectar directamente al buen ambiente que reinaba en el grupo, deteriorando las relaciones y volcando todas sus iras en Simon, quien al final de la gira abandona el grupo, no sin antes partirle la cara (literalmente) a Robert tras el último concierto.
El disco se abre con la gloriosa "One Hundred Years" y la frase "...no pasa nada si todos morimos" (ahí­ es nada). Todo el disco gira en torno a ideas intensas de suicido, de muerte y de desesperación. Hay momentos como en "The Hanging Garden" que el sonido se vuelve insoportable, excesivamente dramático. Aunque canciones más elegantes y evocadores como la preciosa "Strange Day" (una de mis canciones favoritas de su primera época), la semidesconocida " A Short Term Effect" o la fascinante "The Figurehead", que dan una nueva dimensión al disco y aportan un poco de luz ante tanta oscuridad.
Tras el disco y su gira, The Cure tardarí­an tiempo en recomponerse como grupo, en volver a encontrar su sitio, y sobre todo en recuperarse emocionalmente de una época tan intensa. Justo cuando ya se habí­an hecho con un nombre en el mundo de la música. Mala pata.




JAPANESE WISPERS (1983)

Con Pornography el grupo se desintegró en mil pedazos. Su ascendente dirección musical se frenó en seco y Robert, influenciado por las corrientes tecno-pop de la época, da rienda suelta a sus fantasí­as electrónicas pariendo singles como The Walk (prima lejana de "Blue Monday" de New Order), Lets Go To Bed y otras. Si, éxito en listas pero muchas de ellas vací­as de contenido y que con las perspectiva del tiempo un servidor cree que no aportaron nada a la carrera del grupo. Sólo "The Walk", si cabe.

Por ello, podemos decir de "Japanesse Wsipers" que no se trata de un album al uso. Ni siquiera aporta nada nuevo al grupo. Se podrí­a considerar como una mera recopilación de varios de sus singles recientes.




THE TOP (1984)

Extraño disco, pelí­n psicodélico, realizado con prisas, con el grupo medio en cuadros y en donde se percibe muchí­sima desgana. Hay mucha unanimidad entre los aficionados en considerarlo el peor disco de su carrera. Quizás tenga mucho de injusto esta afirmación, ya que su traslado al directo demostró que muchos de sus temas, pésimamente producidos, ganaban en fuerza una vez que eran tocadas en vivo. Ese trallazo que es "Shake Dog Shake" o la curiosas "The Caterpillar" y "Dressing up", son varios de los ejemplos.
Se trata de una colección coja de canciones (la lamentable ausencia de Simon se nota en exceso) aunque con cierto encanto pop. Algo que explotarí­an pronto.
En este disco se incorpora al grupo Porl Thomson (futuro cuñado de Smith) quien en lo sucesivo se encargará de dar un sonido efectivo a la necesitada guitarra solista del grupo.




THE CURE “ CONCERT (1984)

Nada mejor que un disco en directo, con buen sonido y buenos temas, para descansar, reflexionar y pensar en frí­o. La idea perfecta y sobre todo, lo que el grupo necesitaba para volver a empezar de nuevo con las pilas cargadas.
El disco se hace corto, y aunque las versiones son soberbias (" A Forest", "One Hundred Years" o "Primary" especialmente) no deja de ser un disco con canciones conocidas y por lo tanto no aporta nada nuevo. Nada? No. Contiene una de las mayores joyas de su discografí­a.: "Charlotte Sometimes". Una deliciosa canción, atmosférica, con una melodí­a evocadora, perfecta para volver a sentirse músicos capaces de emocionar.




THE HEAD ON THE DOOR (1985)

Una vez leñ­ a un crí­tico que definí­a este álbum como el disco con el que Robert Smith comenzó a crear su propio mito. Es la mejor definición que he leñ­do sobre "The Head On The Door".La portada del disco y su tí­tulo provienen de un extraño sueño de Robert. Pero esta vez no es una pesadilla, sino un sueño que trae mejores sensaciones, mayor luz al devenir del grupo. Todo ello vuelve a dejarse notar en las composiciones, muchas de ellas de un innegable y optimista espí­ritu pop. El archiconocidí­simo single "In Between Days" sonó en todas las radios del mundo. "Close To Me" con ese aire despreocupado y mestizo, lo mismo. El eclecticismo del que siempre ha hecho gala el grupo vuelve a tener en este disco sus piedras de toque: la hispana "The Blood", la épica "Push" o la antológica "A Night Like This", votada recientemente en un foro sobre el grupo como la mejor canción de su carrera.
Robert abre su mente, incluye el saxofón de forma puntual, respeta a sus compañeros y da con la formación mas conjuntada posible: Simon vuelve al bajo, incorpora al baterí­a Boris Williams y afianza su imagen de figura del pop con el pelo cardado y los labios pintados. Incluso da en el clavo con los videos de presentación de "In Between Days" y "Close To Me".
En definitiva un enorme acierto creativo y comercial. Las puertas del éxito masivo se abren para The Cure. Y Robert se demuestra así­ mismo que con buen gusto, con talento y con intuición puede llegar lejos.




KISS ME KISS ME KISS ME (1987)

El delirio definitivo de Robert Smith. Un alocado doble album, con muchos excesos estéticos e innumerables variantes sonoras. Eso es el Kiss Me Album.
Tras el éxito de "The Head On The Door" Robert se cree capaz de todo. De todo lo bueno y lo malo, como siempre. Este doble álbum demuestra hasta donde es capaz de llegar un artista cuando un exceso de ego y de talento se dan la mano. He de reconocer que no soy muy amigo de los discos dobles (siempre incluyen mucha paja) y este no es una excepción. Habiéndolo reorientado como álbum único habrí­a quedado mucho mejor, mas contundente y mas cercano al publico. Pero Robert no pensó así­ y metió todo lo que quiso. Desde temas indignos de su talento como "A Thousand Hours" o el insufrible "Hot Hot Hot", que llegó ser el cuarto single, hasta experimentos fallidos como "Like Cockatoos".
Ahora bien, los mejores temas del disco son mí­ticos, muchos de ellos han pasado con letras mayúsculas a la historia del rock. Empezando por "Just Like Heaven", tercer single, y que Robert asume como la mejor canción pop de su carrera. Sin duda el gran punto álgido, creativamente hablando, de The Cure en los 80. Maravillosa y definitiva canción. Pero "Just Like Heaven" no está sola en esta montaña rusa que es el disco. El comienzo con "The Kiss" es abrumador. "Torture" es un temazo que recoge perfectamente los parámetros de Pornography. "Catch", el segundo single, es una deliciosa melodí­a, inédita por todo lo romántico que destila, en The Cure. "Why Cant Be You" es adrenalina pura, una paranoia encantadora.
En fí­n. Un exitazo comercial y un paso más hacia la cima. Los videos de los temas extrañ­dos cimentan la imagen de Robert y la del grupo. A pesar de los excesos, el grupo se muestra estable, cohesionado. La baja del inestable Lol Torhust se suple con la llegada de Roger O´Donnel a los teclados. Nada puede pararles.




DISINTEGRATION (1989)

Y llegamos a Disintegration. Posiblemente su obra maestra más reconocida y el disco que los hace eternos en la memoria colectiva. Todo en Disintegration es un acierto.
Como en la mayorí­a de los discos clásicos, cuesta digerirlo al principio. Empezando por la propia compaññ­a de discos, que temblaba ante lo que les vení­a encima. Absorverá la gente tanta densidad? Reconoceran al grupo los más jovenes? Como coño se lanza un disco con un single como "Lullaby"? Mucha preguntas y una sola respuesta: talento. Robert, con 30 años, lanza su obra cumbre, sin miedo al que dirán y abriéndose de par en par ante el mundo. Ya no es el veinteañero de Pornography, lleno de dudas e inseguridades. Aquí­ las dudas se convierten en certezas y en sentimientos. Bien es cierto que el disco es muy melancólico, muy otoñal, pero para nada opresivo. Es un disco de un artista maduro dando lo mejor de si mismo.
Desde luego no es el disco por el que un nuevo fan deba comenzar a conocer a The Cure. Su densidad a veces abruma. Es difí­cil escucharlo del tirón y puede resultar hasta eterno. No obstante, ese comienzo con "Plainsong" (para mi, el mejor comienzo de un disco en toda la historia del rock) es maravilloso. Y luego caen "Lullaby", que no es sino un prodigio de originalidad (con ese sorprendente video), "Love Song", exitazo en lista, la extraordinaria "The Same Deep Water As You", la apocalipctica "Fascination Street" y para mi, la que es la mejor canción de su historia: "Pictures OF You", una de las mejores conjunciones de letra y música de la historia. Esta canción es capaz de hacerte llorar de emoción.
Disintegration llevó a The Cure a los estadios de todo el mundo, incluidos los Estados Unidos. Robert Smith acabó pegado a los postres de la habitaciones de medio mundo y su imagen se convirtió en iconográfica.
Tras la gira lanzaron "Entreat", un disco en directo de tirada limitada que contení­a, en unas versiones impecables, varios de los temas del album.
Lo mismo ocurrió con el innecesario disco de remezclas "Mixed Up". Si eres fan, debes tenerlo porque tiene cosas curiosas. Por lo demás, es un capricho vací­o del nuevamente egocéntrico Robert. Una de cal y una de arena. Así­ hasta la sepultura.




WISH (1992)

Para un grupo siempre es muy difí­cil superar la que todos, o casi todos, consideran tu obra maestra. The Cure, en mi opinión, sino lo consiguieron con Wish, si que igualaron la proeza creativa de su predecesor.
Wish, fue numero uno en medio mundo (USA y UK incluidos). Eran más famosos que la Coca Cola y cualquier cosa que habrí­an lanzado al mercado en esa época hubieran arrasado. Eso pasó con Wish, que no deja de ser un disco soberbio. Muy equilibrado. Tiene de todo y no resulta cargante en ningún momento, como ocurrió con el Kiss Me Album. Desde "Open" hasta "End" The Cure nos lleva por todos los caminos. Desde el maravilloso pop de "Doing The Unstuck" o la famosí­sima "Friday Im In Love", pasando por la melancolí­a hecha arte de "Trust" o "A Letter To Eloise", todo en Wish es posible. Aunque como muchos fans, mi favorita es la apoteósica "From The Edge Of The Deep Green Sea", una locura de canción que no ha faltado nunca en sus conciertos desde entonces.
A nivel de imagen, The Cure vuelve a dar en el clavo. Toda la estética del disco y de sus productos es puro arte. Incluso su escenificación en escena es perfecta. Resultado? ñ‰xito masivo y un gira apoteósica con visitas por todo el mundo. Fue su cima a nivel de popularidad.





SHOW-PARIS (1993)

Los inevitables directos oficiales de una gira tan larga y redonda. Me da mucha pereza comentarlos porque no esconden nada nuevo. Eso sí­. "Show" contiene el set list básico del tour, con sus clásicos de siempre, y "Paris" es una pequeña gran maravilla, con temas menos conocidos en versiones muy interesantes. Si tengo que recomendar uno, lo tengo claro: "Paris".



WILD MOOD SWINGS (1996)

Han pasado 10 años desde su edición y a muchos todaví­a no se les ha curado el sarpullido desde entonces. Wild Mood Swings pasa por ser el disco de la confrontación, del enfrentamiento y en muchos casos del desencanto. Las bajas de Porl Thomson y Boris Williams dan a Robert Smith el impulso para buscar nuevas influencias y nuevos retos. No se puede decir que la jugada le saliera redonda. Todaví­a hay fans que vomitan cuando escuchan los primeros acordes de "13th", un tema al que después de tanto tiempo no le encuentro el porqué. Si en cambio me parecen deliciosas "Mint Car", un ejemplo perfecto de canción pop, "Strange Atraction", con sus ritmos caribeños o "Júpiter Crash" una buena y simple canción. También estan los Cure de siempre ("ese incio sobrecogedor con "Want") pero a cuentagotas. El resultado, gracias a temas in-fu-ma-bles como "Round&Rund&Rund" o "Club America" es muy pobre e irregular. Las caras B, a las que algún dí­a daré un repaso en otro post (parte 2) superan los temas incluidos en el disco.
Paso atrás, justo en el peor momento. Una gira con conciertos de tres horas y cambios de setlist continuos salva los muebles. Habí­a que captar nuevos fans y lo que casi se consigue es perder a los desencantados. Mal asunto.





BLOODFLOWERS (2000)

Despues de la tempestad, dicen, viene la calma. Tras los rumores de separación, Robert lanza Bloodflowers. Un disco denso, hermano de sangre de Disntegration, sin singles de adelanto y con unos temas arrebatadores. Sin duda, uno de mis favoritos.
Nuevamente, los fans de The Cure recuperan el sentido gracias a las preciosas melodí­as de "Out Off This World" (el tema acústico que abre el disco, una rareza), "The Last Day Of Summer", posiblemente el mejor tema del album, "When The Birds Always Sing" o la que es mi favorita, la deliciosa "The Loudest Sound", una canción que me trasporta inexorablemente a 1989.
Como en todo disco de The Cure, también hay excesos: los 8 minutos de "Watching Me Fall" o los 7 de "39" que parecen que no van acabar nunca.
El disco acaba con la monumental "Bloodflowers", un ejemplo ideal de conjunción musical y de que aunque sabemos que los pasados tiempos no volverán, todaví­a hay motivos para la celebración.
Los que les creñ­an acabados ya no tienen motivos para pensarlo. El disco resurge a The Cure de sus cenizas (habí­an sacado el inevitable recopilatorio "Galore" tres años antes, como ya hicieron en el 85, sí­ntoma inequí­voco de que no corrí­an buenos tiempos en el seno del grupo) y se lanzan a una nueva gira mundial mas oscura que nunca, solo apta para fans. Un atrevimiento que aplaudo. Un gesto de independencia e integridad más en Robert Smith, que con cuarenta años afronta una etapa nueva al frente del grupo.




THE CURE (2004)

Tras 25 años de carrera, van y lanzar un álbum homónimo. Curioso. Robert, como gran bocazas que es, calentó el ambiente previo con frases en las que tildaba al disco como el mejor de su carrera y el mas intenso. Ni que decir tiene que no fue así­. "The Cure" no aporta nada nuevo ni enervante. Y tras muchos años, veo claros sí­ntomas de autoplagio en el grupo ("Taking Off" no es sino una revisión errónea de "Just Like Heaven") y de estancamiento ("End Of The World, "Before Three").
Pero también hay cosas interesantes, como ese comienzo arrebatador con "Lost" o el clásico tema marca de la casa "Going Nowwhere". Lo mejor sin duda, la portada y los detalles del disco. Formado por dibujos de las sobrinas de Robert, recuerdan mucho a las pelí­culas de Tim Burton, idolatrado director de Rober Smith.
El resultado podí­a haber sido mejor y podí­a haber sido peor. A estas alturas todo está inventado y si hay un grupo que ha demostrado lo bien que se desenvuelve en todo tipo de estilos y circunstancias esos son The Cure.


Las últimas noticias son la marcha de Perry Bamonte (guitarrista desde 1992) y de Roger O Doncel, teclista desde 1987. Así­ mismo vuelve Porl Thomson a la guitarra. Muchos cambios y mucho movimiento. Quien sabe lo que saldrá en el próximo disco. Lo que está claro es que mientras esté Robert Smith al mando todo es posible.

Larga vida a The Cure.

FORMACION ACTUAL

Asunto Autor Vistas Enviado
  THE CURE (DE OTRO MUNDO) - MEGAPOST
SirAdam 1098 09 agosto 2006 a las 12:49
bonoman2 122 09 agosto 2006 a las 13:16
SirAdam 86 09 agosto 2006 a las 13:25
bonoman2 77 09 agosto 2006 a las 13:37
electric 88 09 agosto 2006 a las 14:02
slug 67 09 agosto 2006 a las 14:25
SirAdam 61 09 agosto 2006 a las 14:29
yuttu 66 09 agosto 2006 a las 15:01
SirAdam 52 09 agosto 2006 a las 15:02
no_secret 70 09 agosto 2006 a las 15:26
SirAdam 66 09 agosto 2006 a las 15:30
BELA 60 09 agosto 2006 a las 17:36
  Gracias
Plisman 63 09 agosto 2006 a las 19:30
Super yo 72 10 agosto 2006 a las 04:55
<<<WildHORSE>>> 57 09 agosto 2006 a las 20:27
Edge 1982 68 09 agosto 2006 a las 23:56
GodPartII 63 18 agosto 2006 a las 10:17
feedback 65 10 agosto 2006 a las 00:46
crono 61 10 agosto 2006 a las 01:55
rfj82 58 10 agosto 2006 a las 14:26
Promenade 59 10 agosto 2006 a las 23:16
Thejesu 71 10 agosto 2006 a las 23:26
Promenade 69 10 agosto 2006 a las 23:30
SirAdam 46 11 agosto 2006 a las 10:37
  Grande
ZOO_Cody 58 11 agosto 2006 a las 21:06
Thejesu 61 11 agosto 2006 a las 21:32
Thejesu 85 11 agosto 2006 a las 21:44
Super yo 76 11 agosto 2006 a las 21:47
Thejesu 61 11 agosto 2006 a las 22:19
goose 67 12 agosto 2006 a las 10:42
Pepe 74 12 agosto 2006 a las 10:52
goose 71 12 agosto 2006 a las 12:58
Thejesu 58 13 agosto 2006 a las 22:48
Mullen JR 59 12 agosto 2006 a las 16:35
Jagutsan 54 12 agosto 2006 a las 21:37
Thejesu 66 25 septiembre 2006 a las 19:34
Jagutsan 83 12 agosto 2006 a las 18:53
  ejem...
no_secret 76 12 agosto 2006 a las 19:00
Jagutsan 53 12 agosto 2006 a las 21:34
juliobcn 55 25 septiembre 2006 a las 20:56
bonoman2 128 02 noviembre 2008 a las 20:40
SirAdam 90 04 noviembre 2008 a las 14:08
bonoman2 97 04 noviembre 2008 a las 16:35
kite38 90 04 noviembre 2008 a las 16:49
pisku 53 07 agosto 2009 a las 00:36
edupunti 64 07 agosto 2009 a las 00:40